Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» VARGSMAL - Varg Vikernes
Sáb Sep 21, 2013 11:53 pm por Kreator

» Torture - Turture (Demo 96)
Miér Mar 27, 2013 10:14 am por Lord_Azazel

» Revolver Apache
Lun Feb 04, 2013 6:41 pm por siosire

» Luciferismo
Dom Feb 03, 2013 9:14 pm por Je_suis_

» Grave - Discography (320 Kbps)
Lun Ene 21, 2013 10:22 pm por Javier M.

» Informaciones
Jue Ene 17, 2013 4:11 pm por ivineytor

» "Celtic" Metal (Copilacion)
Dom Ene 06, 2013 9:05 am por JUGLARMETAL

» Wintersun - 2004 - Wintersun + Demo: Winter Madness
Mar Nov 20, 2012 7:50 pm por omarthv

» ¿Quien podría pasarme los libros de Mafalda?
Mar Sep 11, 2012 8:02 am por zebaz13

» Folk Metal Finlandes (Copilacion)
Lun Ago 27, 2012 1:00 am por ivineytor

» Folk Metal
Lun Ago 27, 2012 12:33 am por ivineytor

» Beowulf - Anonimo
Jue Mar 08, 2012 2:14 am por fe25

» Paul Wardingham - Instrumental
Mar Ene 03, 2012 2:35 am por Maledictum Sanguine

» Fosiles Vivientes
Mar Ene 03, 2012 2:24 am por Maledictum Sanguine

» Juagos simples para computadoras mierderas
Sáb Dic 31, 2011 8:45 am por Fenriz

» 1421 el año que China "descubrio" America
Sáb Dic 31, 2011 8:41 am por Fenriz

» Johann Sebastian Bach - The Art of Fugue
Sáb Dic 31, 2011 8:29 am por Fenriz

» Cuando el enemigo tiene gonorrea y sífilis
Sáb Dic 31, 2011 8:27 am por Fenriz

» El síndrome de la dama y el vagabundo
Sáb Dic 31, 2011 8:23 am por Fenriz

» Hegel
Miér Nov 16, 2011 3:34 pm por Maledictum Sanguine


Muerte del Che Guevara

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Muerte del Che Guevara

Mensaje por Fenriz el Vie Feb 11, 2011 3:01 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Publicado el domingo, 21 de septiembre de 1997 en El Nuevo Herald

"Yo enterré al Che"

Exiliado rastreó al Che para vengar suicidio de su padre

JUAN O. TAMAYO

Redactor de El Nuevo Herald

Por primera vez en 30 años el exiliado cubano que dirigió el entierro de los restos del Che rompe el silencio, aunque su versión de los hechos contradice en forma importante los datos emanados del hallazgo del cadáver en 1997.


El 17 de octubre, los principales dirigentes de la revolución cubana se van a reunir en la ciudad de Santa Clara para una ceremonia sin paralelo en la historia de Cuba. De Fidel Castro para abajo, estarán presentes en la base de una estatua de bronce de 22 pies de alto en una plaza de la ciudad. Allí, con toda la reverencia y solemnidad de una misa, enterrarán los huesos, perdidos durante muchos años, del legendario Ernesto ``Che'' Guevara, uno de los fundadores de la revolución y símbolo mundial de los futuros rebeldes.

Al pie de la enorme estatua, a los 30 años exactos de su muerte, habrá discursos y lágrimas. Hablarán de los sueños del Che, de su vida espartana, de su fervor revolucionario. Quizás hasta de su captura y ejecución en las selvas de Bolivia.

Pero no es probable que en todos esos discursos alguien vaya a mencionar a un veterano combatiente de origen cubano llamado Gustavo Villoldo.

Si Villoldo estuviera en Santa Clara el 9 de octubre pudiera contar muchas historias. Pero por otra parte, quizás no pudiera llegar vivo.

A los 61 años, delgado, de cinco pies nueve pulgadas de estatura, una incipiente calvicie y la tez tan rubia que casi parece escandinavo, Villoldo es la perfecta imagen del abuelo y el propietario agricultor.

Pero éste fue el agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que persiguió al Che, que lo rastreó desde el Caribe hasta Africa y de allí a América Latina, para vengar la muerte de su padre y luchar contra el comunismo de Castro.

Fue Villoldo quien recogió el cuerpo del Che, que estaba en la lavandería de un hospital en la selva boliviana, en 1967, y lo enterró en secreto, para negarle la posibilidad a La Habana de reverenciar los restos como un monumento a la revolución.

Y fue Villoldo el que se ofreció este verano para desenterrar los restos, desatando una carrera tripartita por los preciados huesos, en una lucha entre Villoldo, los cubanos que querían ganar una histórica batalla de propaganda y los bolivianos que querían una atracción turística.

Villoldo ha decidido romper el secreto, en su primera descripción pública del entierro del Che en 30 años, y su historia contradice la versión cubana de cómo recuperaron los huesos de Ernesto Guevara.

``Tan seguro como que estoy aquí puedo decirle que sé exactamente cuántas personas enterré y exactamente dónde las enterré'', dice Villoldo.

El centro de la historia de Villoldo es la muerte de su padre.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Comienza la historia...

Pocos días después del derrocamiento de Fulgencio Batista, el 1ro. de enero de 1959, el joven Villoldo fue arrestado durante 10 días y acusado por un cesanteado empleado de la agencia de automóviles y planta de ensamblaje que poseía su padre en La Habana. Y pocos días después, el Che personalmente ordenó la ocupación de la firma, Villoldo GM, y su parque de unos 360 vehículos, alegando que había recibido injustas exenciones tributarias de Batista.

``El 16 de febrero de 1959, mi padre se suicidó'', recuerda Villoldo. ``Se tomó una botella completa de pastillas para dormir y dejó una serie de notas para su familia, acusando a los `barbudos' de arruinarlo. Todavía las guardamos''.


Villoldo se fue de Cuba 29 días después e inmediatamente se unió a los exiliados anticomunistas en Miami. Como jefe de inteligencia y seguridad del ala aérea de la Brigada 2506, participó en dos vuelos en B-26 sobre Bahía de Cochinos pero eludió ser derribado y regresó sano y salvo a la pista secreta en Nicaragua denominada Happy Valley.

Villoldo se ganó entonces una comisión como segundo teniente en el Ejército de Estados Unidos para entrenarse en guerrillas y tácticas contrainsurgentes. Se trasladó a la CIA en 1964.

Villoldo se infiltró entre 30 y 40 veces en Cuba por períodos que comprendieron entre unas horas y 20 días, en misiones de sabotaje y de otro tipo, tanto de la CIA como de otras agencias de inteligencia, entre 1959 y 1971, un conteo confirmado por un ex oficial de la CIA que lo conocía de aquella época.

Hizo trabajos clandestinos contra grupos insurgentesizquierdistas de Guatemala, el Congo Belga, Bolivia y Ecuador. Se retiró de la CIA en 1970


Entra en acción la CIA

A principios de 1965, la CIA comenzó a oír rumores sobre el plan del Che de exportar la revolución castrista. Inmediatamente, los oficiales de la CIA pusieron a Villoldo y a otros cubanoamericanos tras la pista del argentino.

Villoldo dirigió a un grupo de agentes cubanoamericanos de la CIA, que fue al Congo más tarde ese año. El Che apenas tuvo tiempo de escapar, cruzando a la cercana Tanzania con otros 120 cubanos, después que el gobierno aplastó a las fuerzas insurgentes.

Las órdenes de Villoldo en la CIA eran de localizar al Che, recuerda, ``pero mi intención era cogerlo, vivo o muerto''.

Del Congo y luego de varios meses de recuperación física y mental, el Che pasó a Bolivia, donde apenas estuvo 12 meses. Los últimos cuatro los pasó huyendo de un batallón de Rangers del ejército boliviano, entrenados por los Boinas Verdes del Ejército de Estados Unidos y asesorados por un equipo de tres exiliados cubanos que trabajaban para la CIA. Un funcionario de la CIA que dirigió la operación de Bolivia ha confirmado que Villoldo era ``el principal agente en el terreno''.

Dos de los otros tres hombres de la CIA, el radio operador Félix Rodríguez y el asesor de la policía urbana José García, ofrecieron sus propias versiones en libros sobre la cacería del Che.

Pero el jefe del equipo, Villoldo, ha mantenido su versión de los sucesos para sí mismo, hasta ahora.

Entre sus tareas estaba evaluar la información obtenida del interrogatorio al escritor Regis Debray, que había sido capturado tras visitar al Che en la selva boliviana. Villoldo dijo que Debray ``habló hasta por los codos''.



El Che, de 39 años, fue herido y capturado en una emboscada el 8 de octubre de 1967. Dos Rangers bolivianos lo ejecutaron al otro día, en una escuela de ladrillos de barro en el pueblo de La Higuera, obedeciendo órdenes del dictador militar de Bolivia, René Barrientos.

El cadáver del Che fue llevado el 9 de octubre a una granja cercana en Vallegrande, donde los Rangers que lo persiguieron habían establecido una base cerca de un aeródromo. El cuerpo fue exhibido a campesinos y periodistas las próximas 24 horas, en una camilla colocada sobre un mostrador de cemento en la lavandería del hospital de Nuestra Señora de Malta. Luego desapareció 30 años.

`En ningún momento ni yo ni la CIA tuvimos participación en la ejecución del Che'', dijo Villoldo. ``Esa fue una decisión boliviana''.

Gary Prado, el capitán que mandaba la compañía de Rangers que capturó al Che, y que posteriormente llegó a general, insistió durante años en que el cuerpo había sido cremado y las cenizas aventadas. Otros murmuraban que había sido tirado desde un helicóptero en lo profundo de la selva.

Se desentierra una leyenda...

Pero luego, a fines de 1995, el general boliviano retirado Mario Vargas dijo al autor norteamericano John Lee Anderson, que estaba escribiendo una biografía del Che, que el cuerpo había sido enterrado cerca de la pista de Vallegrande. Posteriormente, Vargas admitió que había basado su historia en rumores que, irónicamente, resultaron correctos.

Súbitamente, el pueblecito de 8,000 habitantes estaba lleno de antropólogos forenses y geólogos cubanos. Se las arreglaron para ubicar cinco restos, apenas una fracción de los 32 guerrilleros muertos en el área en 1967 y enterrados en tumbas sin marcas.

Pero durante los 16 meses siguientes no hubo indicios del cuerpo del Che.


Entonces, en la primavera, Villoldo reapareció e hizo un ofrecimiento de gran impacto.

En un mensaje enviado el 23 de abril y hecho llegar clandestinamente a Aleida, hija del Che y partidaria de Castro que vive en La Habana, Villoldo ofreció personalmente desenterrar los restos del Che y entregárselos por razones humanitarias.

Villoldo escribió que sólo dos años antes había creído que los restos del Che deberían de permanecer escondidos. Pero varios factores, añadió, lo habían llevado ``a una profunda reconsideración''.

``No he renunciado a los principios personales, ideológicos y políticos que me llevaron a luchar contra Ernesto `Che' Guevara'', le escribió a Aleida. ``Pero de la misma forma en que Estados Unidos quiere tener los restos de sus muertos en Corea y Vietnam, la viuda y los hijos de Guevara también tienen el derecho a reclamar su cuerpo''.

Puso dos condiciones. No quería política ni propaganda, porque no quería exponerse a los ataques de los exiliados de Miami que pudieran discrepar de su decisión de cooperar. ``Soy un exiliado político y vivo en una difícil sociedad de exiliados, cargada de múltiples presiones''.

Y quería control exclusivo de toda la publicidad. Dijo que cualquier ganancia derivada de la casi segura explosión publicitaria debía donarse a becas destinadas a estudiantes bolivianos de medicina.

Ahora Villoldo reconoce haber tenido otra preocupación: puesto que era probable que los huesos del Che fuesen recuperados tarde o temprano, ya que después de todo los cubanos excavaban en el sector correcto, participar en las excavaciones le restaría lustre al probable triunfo de Castro.

Pero, en realidad, la oferta de Villoldo desató una carrera por los restos entre los cubanos, Villoldo y hasta los mismos bolivianos, que querían mantener la tumba del Che en Vallegrande como atractivo turístico y monumento político.

``Me dijeron que a Fidel le dio un ataque porque no podía permitir que el `gusano' que asesoró al ejército boliviano en la cacería del Che y el hombre que sabía dónde estaba enterrado fuera el hombre que lo devolviera a Cuba''.

Mientras, los funcionarios municipales de Vallegrande declararon que los restos del Che eran ``patrimonio nacional'' y declararon una moratoria a las excavaciones hasta mediados de junio.

Villoldo había contratado a una firma cuyo radar de búsqueda en tierra pudiera localizar el lugar de la tumba del Che, en caso de que le fallara la memoria, y negoció en Miami con un equipo de televisión de tres miembros para filmar la búsqueda.

Niega haber querido publicidad para él mismo. ``Quería que la historia supiera exactamente cómo sucedieron las cosas'', dijo.

Villoldo había hecho reservaciones en un vuelo del 26 de junio de Miami a Bolivia y, tras mucho cabildeo, consiguió permiso de búsqueda del ministro de Recursos Humanos de Bolivia, Franklin Anaya, ex embajador en La Habana y autor de un libro simpatizante con el régimen cubano, que actuaba como enlace boliviano con los antropólogos cubanos.

Hubo júbilo cuando se halló el segundo cuerpo, que estaba en el medio del grupo de tres, y se descubrió que no tenía manos. Las manos del Che habían sido amputadas tras su muerte como prueba de la misma.

Pero los restos del Che todavía tenían que ser oficialmente identificados por funcionarios del gobierno de Bolivia, para que pudieran ser liberados y llevados en avión a Cuba.

Y así, en la oscuridad de la noche del 5 de julio, una caravana de 10 vehículos hizo un viaje de cinco horas, una carrera de 150 millas a gran velocidad por traicioneros caminos de montaña, para transferir los restos a la capital provincial de Santa Cruz.

Luego, los restos sin manos fueron rápidamente identificados. Los dientes concordaban perfectamente con un molde plástico de los dientes del Che hecho en La Habana, antes de que saliera para el Congo, para que se le pudiera identificar en caso de morir en combate.

Y había un elemento adicional, que reveló al Herald Jaime Nino de Guzmán, que fue mayor del ejército boliviano y piloto de helicóptero en 1967 y que había visto vivo al Che como prisionero en La Higuera mientras transportaba oficiales y suministros.

Che tenía muy mal aspecto, recordaba Nino de Guzmán el mes pasado desde su casa de La Paz. ``Me dio pena, se veía tan terrible, que le di mi bolsita de tabaco importado para su pipa. Sonrió y me dio las gracias'', recordó el piloto en una entrevista telefónica.

Treinta años después, dijo Incháurregui, él estaba inspeccionado un chaleco azul desenterrado cerca de donde se habían encontrado los restos sin manos y encontró un pequeño bolsillo interno, casi escondido y aparentemente pasado por alto por los soldados que registraron el cuerpo del Che. Dentro tenía doblada una bolsita de picadura de tabaco.

Con todo, queda un misterio. La tumba donde los cubanos encontraron los otros siete restos no concuerda en detalles significativos con la tumba donde Villoldo dice que enterró al Che y a otros guerrilleros.

``No puedo explicarlo'', dijo. ``Ese fue el momento más importante de mi vida y puedo recordar detalles como si hubieran acabado de pasar aquí mismo. Y no juegan''.

Villoldo oyó sobre la captura del Che cuando estaba en un puesto avanzado de los Rangers en una aldea cercana. Villoldo se apresuró a ir a Vallegrande. Llegó el 9 de octubre, sólo dos horas antes de que el helicóptero con el cadáver del Che aterrizara en una pista de tierra repleta de centenares de periodistas y curiosos.

Al otro día, el 10 de octubre, altos jefes militares bolivianos y Villoldo se reunieron en el restaurante del único hotel de Vallegrande, el Hotel Teresita, de dos pisos, para discutir qué hacer con los restos del Che, recuerda.

Los comandos del ejército finalmente decidieron amputarle las manos al cadáver para identificación futura, y después enterrar el cuerpo en secreto. El jefe del ejército, el general Alfredo Ovando, asignó a Villoldo la ejecución de las órdenes. Los periodistas bolivianos retrataron a Villoldo mirando por encima de los hombros de los dos médicos que hicieron una rápida autopsia, y después de haberse ido la prensa, se le amputaron las manos al cadáver.

Fue entonces cuando Villoldo le cortó un mechón de la escasa cabellera, para dárselo a un boina verde de Estados Unidos que se lo pidió. Pero admitió con cierta renuencia que él se quedó con parte del mechón. Todavía tiene el mechón, pero no lo ha mostrado nunca en público.

Villoldo dice que le dieron un guardia de seguridad, un chofer para transportar el cadáver y otro chofer para la niveladora que se usaría para enterrarlo.

Durmió una siesta y despertó aproximadamente a la 1:45 a.m. y se dirigió a la lavandería del hospital. El cadáver del Che estaba encima de un lavadero de la lavandería. En el piso de tierra, a un par de pies de distancia, estaban los cadáveres de otros dos rebeldes.

Es el mismo escenario descrito por el piloto de helicópteros Nino de Guzmán y por Alberto Suazo, que en 1967, cuando era un joven reportero de United Press International, vio el cadáver del Che en el hospital, y recuerda haber visto otros tres o cuatro cadáveres de guerrilleros colocados en el patio, detrás del hospital, lo cual concuerda con el relato de Guzmán de haber transportado siete cadáveres.

Villoldo insiste en que él sólo vio los cadáveres del Che y de otros dos personas.
avatar
Fenriz
Admininistrador
Admininistrador

Mensajes : 658
Fecha de inscripción : 26/04/2010
Edad : 27
Localización : Quito - Ecuador

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte del Che Guevara

Mensaje por Maledictum Sanguine el Vie Feb 11, 2011 6:04 am

Voy a traer la película "El Che", es muy buena, y comienzas a tener un espectro de lo que pudieron de haber vivido durante esos años. Incluso aparecen filmaciones del Che atacando verbalmente a los EEUU por su imperialismo.
avatar
Maledictum Sanguine
Admininistrador
Admininistrador

Mensajes : 624
Fecha de inscripción : 27/04/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte del Che Guevara

Mensaje por Fenriz el Lun Feb 14, 2011 4:28 am

veo que ya lo hiciste, El che Guevara fue un Capo
avatar
Fenriz
Admininistrador
Admininistrador

Mensajes : 658
Fecha de inscripción : 26/04/2010
Edad : 27
Localización : Quito - Ecuador

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte del Che Guevara

Mensaje por Maledictum Sanguine el Mar Feb 15, 2011 7:36 am

Un idealista que luchaba para que todos pudieran suplir sus necesidades básicas por derecho, no por privilegio.
avatar
Maledictum Sanguine
Admininistrador
Admininistrador

Mensajes : 624
Fecha de inscripción : 27/04/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte del Che Guevara

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.