Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» VARGSMAL - Varg Vikernes
Sáb Sep 21, 2013 11:53 pm por Kreator

» Torture - Turture (Demo 96)
Miér Mar 27, 2013 10:14 am por Lord_Azazel

» Revolver Apache
Lun Feb 04, 2013 6:41 pm por siosire

» Luciferismo
Dom Feb 03, 2013 9:14 pm por Je_suis_

» Grave - Discography (320 Kbps)
Lun Ene 21, 2013 10:22 pm por Javier M.

» Informaciones
Jue Ene 17, 2013 4:11 pm por ivineytor

» "Celtic" Metal (Copilacion)
Dom Ene 06, 2013 9:05 am por JUGLARMETAL

» Wintersun - 2004 - Wintersun + Demo: Winter Madness
Mar Nov 20, 2012 7:50 pm por omarthv

» ¿Quien podría pasarme los libros de Mafalda?
Mar Sep 11, 2012 8:02 am por zebaz13

» Folk Metal Finlandes (Copilacion)
Lun Ago 27, 2012 1:00 am por ivineytor

» Folk Metal
Lun Ago 27, 2012 12:33 am por ivineytor

» Beowulf - Anonimo
Jue Mar 08, 2012 2:14 am por fe25

» Paul Wardingham - Instrumental
Mar Ene 03, 2012 2:35 am por Maledictum Sanguine

» Fosiles Vivientes
Mar Ene 03, 2012 2:24 am por Maledictum Sanguine

» Juagos simples para computadoras mierderas
Sáb Dic 31, 2011 8:45 am por Fenriz

» 1421 el año que China "descubrio" America
Sáb Dic 31, 2011 8:41 am por Fenriz

» Johann Sebastian Bach - The Art of Fugue
Sáb Dic 31, 2011 8:29 am por Fenriz

» Cuando el enemigo tiene gonorrea y sífilis
Sáb Dic 31, 2011 8:27 am por Fenriz

» El síndrome de la dama y el vagabundo
Sáb Dic 31, 2011 8:23 am por Fenriz

» Hegel
Miér Nov 16, 2011 3:34 pm por Maledictum Sanguine


La muerte de Sócrates

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La muerte de Sócrates

Mensaje por Fenriz el Sáb Dic 25, 2010 11:34 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

A pesar de que aunque se crea lo contrario, Sócrates no dejó escrito alguno, pues aún en los momentos históricos exactos en los que éste desarrolló y llevó a cabo su trabajo, predominaba la enseñanza oral, es un hombre que, sin duda alguna, ha resonado sin cesar en la propia cultura europea.

Y es que aunque a su vez pueda, nuevamente, pensarse lo contrario, parece que en su mayor medida lo que verdadera y realmente interesa de este filósofo es su muerte, y no sus obras ni su vida.

Interesa porque, su muerte, según al menos la interpretación que de ella hace Platón, presenta una muerte puramente trágica, pero a su vez ejemplar. Trágica por la situación, por cómo sucedió, por cómo fue llevada a cabo; ejemplar por su fuerza… por su valentía.

Una muerte que plantea, por tanto, un problema entre la relación del individuo mismo con la sociedad, con su propia existencia, con la justicia, con las leyes.

Este carácter ejemplar que posee Sócrates hace que nuestra propia manera de acercarnos a él sea a su vez singular: sólo alcanzamos a ver su imagen reflejada en los Diálogos de Platón, en alguna comedia de Aristófanes o diversos escritos de Jenofonte.

Aproximadamente en el año 399, tres ciudadanos le acusan de tres delitos: corromper a la juventud, no respetar a los determinados dioses antiguos de la ciudad, introducir nuevas divinidades.

Cabe decir que estos procesos considerados de impiedad, los cuales implicaban de forma extrema y directa una culpa ante la propia patria, los padres, los fallecidos… y algo más importante, los dioses, habían sido relativamente frecuentes hacía ya algunos años en Atenas.

No en vano, por estos motivos, Anaxágoras había tenido que abandonar Atenas, al igual que Aspasia, Protágoras, Diógenes de Melos, e incluso Eurípides.

Es preciso reseñar que la religión griega era, propiamente, una religión que no tenía ni poseía una determinada clase sacerdotal que la administrara. No obstante, esa acusación de impiedad no parece ser un argumento que mayormente justificase la condena.

A pesar de este hecho, la votación contra Sócrates no fue en un primer momento numerosa, aunque fue, sin embargo, condenado tristemente a muerte. El juicio tuvo lugar en el Ágora ante 500 ciudadanos mayores de 30 años, seleccionados al azar entre todos aquellos que voluntariamente se presentaron a oficiar de jueces.

En el caso de Sócrates no disponemos de la presentación de la acusación pero, gracias, como ya se ha dicho, a Platón y a Jenofonte, conocemos los argumentos presentados por Sócrates en su “defensa”. Se limitó, según éstos, a demoler la acusación mostrando todas sus inconsistencias y llegó incluso a denigrar a todo el teatro, burlándose de aquellos que querían que desapareciera.

Si bien el asesinato fue triste, lo es aún mucho más los datos de la tan citada votación: 280 de los 500 jurados votaron por su culpabilidad, quedándose a 31 votos de la inocencia (necesitaba 251, es decir, más de la mitad de votos a favor de su inocencia). Sócrates, en vez de intentar obtener una condena más leve, tomó la decisión de seguir sus principios férreamente e insistió en que los hombres de Atenas admitan su equivocación.

Entre los muchos rasgos que Platón destaca de este filósofo, en tres diálogos que exponen con extraordinaria belleza sus tristes últimos momentos (el Fedón, la Apología y el Critón), éste resalta su negativa a huir, pues para Sócrates era menos importante salvar su vida que acatar las leyes.

avatar
Fenriz
Admininistrador
Admininistrador

Mensajes : 658
Fecha de inscripción : 26/04/2010
Edad : 26
Localización : Quito - Ecuador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.